Cristal templado, ¿merece la pena?

cristal-templado

¿Por qué cristal templado?

Utilizar un protector de pantalla no es nada nuevo para nadie. Quien más y quien menos, todos hemos tenido en nuestros móviles esos plásticos con burbujas y mal pegados que no quitábamos por “proteger” nuestras pantallas. Sin embargo ahora se han popularizado el uso de los protectores de cristal templado, ¿por qué?
Estos protectores son , como su propio nombre indica, una protección fabricada en cristal. Sí, cristal, cristal. Aunque no como lo conocemos habitualmente. Este tipo de cristal ha sido procesado térmica y químicamente para aumentar su resistencia en comparación con el vidrio normal. Con lo que además, al romperse, en vez de formar esquirlas se rompe de forma granular, sin causar ningún tipo de daño al terminal en caso de rotura.
En Grupo Inspiral llevamos todos Cristales templados, y hemos podido observar de primera mano los beneficios y desventajas de este protector:

  • PROTECCIÓN: El cristal templado con sus 0’5mm de grosor, ofrece una protección infinitamente más resistente que el protector de plástico, y es mucho más difícil de rayar que éste, con lo que la vida útil del protector se alarga notablemente. A las tiendas Inspiral una vez vino una chica con la pantalla de su iPhone aparentemente destrozada, y una vez retirado el cristal, no tenía ni un rasguño, oiga.
  • PRECIO: Mientras que los protectores de plástico te pueden llegar a costar 1 ó 2€ el cristal templado cuesta sobre los 10€. La diferencia de precio se debe al proceso de elaboración de cada material y a diferentes tratamientos que se puedan aplicar, como la cobertura oleofóbica o el antirreflejos. Sin embargo, teniendo en cuenta que reparar una pantalla puede costar más que el propio móvil…
  • TACTO: Los dedos no se deslizan tan suavemente sobre el plástico como lo hacen sobre el cristal. Nada se compara, pero la suavidad del cristal templado hace parecer que estas tocando la propia pantalla, pues pese a su grosor no hace perder nada de sensibilidad.
  • INSTALACIÓN: Entre los usuarios de protectores de pantalla hay dos tipos: quienes los colocan como si no hubieran hecho nada más en toda su vida, y los que dejamos burbujas, suciedad, pelusas y dedos en el intento. Si bien colocar el cristal templado es muchísimo más fácil para no dejar burbujas que el plástico al ser más rígido, tenemos que tener cuidado con la capa de adhesivo, ya que es muy delicada y podemos dejar marcas difíciles de quitar. Pero, ya sabeis, ¡con paciencia todo se consigue!

Entonces, ¿lo recomendaría?

Si buscas una protección casi irrompible para tu móvil, sin perder nada de sensibilidad, lo recomiendo al 100%.

Si lo que buscas es un protector asequible y eres una persona muy cuidadosa entonces probablemente uno de plástico cubra tus necesidades sin ningún problema.

Yo os aconsejaría que los probaseis, porque desde que lo usamos en Grupo Inspiral, le hemos dicho adiós a los plástiquitos molestos.

2 comentarios en “Cristal templado, ¿merece la pena?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *